56 El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él