34 Mas la tierra de los ejidos de sus ciudades no se venderá, porque es perpetua posesión de ellos