28 Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan