32 No temáis, manada pequeña; porque al Padre ha placido daros el Reino