27 Y cualquiera que no carga su madero, y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo