31 El entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas