48 Y no hallaban qué hacerle, porque todo el pueblo estaba suspenso oyéndole