40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación