50 Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo