28 Y dejadas todas las cosas, levantándose, le siguió