39 Y ninguno que bebiere del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor