12 Y luego el Espíritu Santo le impulsó al desierto