5 Y viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados