22 Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado, ni secreto que no haya de venir al descubierto