19 Porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale el hombre a la letrina, y purga todas las viandas