36 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma