38 Y el que no toma su madero, y sigue en pos de mí, no es digno de mí