26 Sí, Padre, porque así agradó en tus ojos