27 Pero enseguida Jesús les habló, diciendo: Confiad, YO SOY; no tengáis miedo