35 Y mandó a la multitud que se recostara sobre la tierra