28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas