28 porque esto es mi sangre del Nuevo Testamento, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados