3 Bienaventurados los pobres en espíritu; porque de ellos es el Reino de los cielos