34 Así que, no os acongojéis por lo de mañana; que el mañana traerá su congoja: basta al día su aflicción