32 Y entre la sala de la esquina hasta la puerta de las Ovejas, restauraron los refinadores, y los tratantes