34 y un macho cabrío como el pecado; además del holocausto continuo, con su presente y su libación