6 Pero si tuviere esposo, e hiciere votos, o pronunciare de sus labios cosa con que obligue su alma