22 Ciertamente el oro, y la plata, el bronce, el hierro, el estaño, y el plomo