10 Y ahora descubriré yo su locura delante de los ojos de sus amantes, y nadie la librará de mi mano