25 El cuidado congojoso en el corazón del hombre, lo abate; mas la buena palabra lo alegra