24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, madruga a castigarlo