23 El hombre se alegra con la respuesta de su boca; y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es