22 El corazón alegre hará bien como una medicina; mas el espíritu triste seca los huesos