14 El espíritu del hombre soportará su enfermedad; mas ¿quién soportará al espíritu quebrantado