8 El que posee entendimiento, ama su alma; guarda la inteligencia, para hallar el bien