4 Altivez de ojos, y orgullo de corazón, que es la lámpara de los impíos, es pecado