21 Teme al SEÑOR, hijo mío, y al rey; no te entremetas con los veleidosos