9 El ungüento y el incienso alegran el corazón; así la dulzura del amigo con el consejo del alma