12 porque el SEÑOR castiga al que ama y quiere, como el padre al hijo