3 No des a las mujeres tu fuerza ni tus caminos, que es para destruir los reyes