10 Oye, hijo mío, y recibe mis razones; y se te multiplicarán años de vida