18 Mas la vereda de los justos es como la luz del lucero, que va en aumento hasta que el día es perfecto