20 Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones