17 Luego la fe es por el oír; y el oído, por la palabra de Dios