36 Porque de él, y por él, y en él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén