6 Porque el Cristo, cuando aún éramos flacos, a su tiempo murió por los impíos