4 No así los malos, que son como el tamo que arrebata el viento