14 Porque él conoce nuestra condición; se acuerda que somos polvo