18 Y se vistió de maldición como de su vestido, y entró como agua en sus entrañas, y como aceite en sus huesos