22 Porque yo soy pobre y necesitado; y mi corazón está herido dentro de mí